De zueco para ir a misa
a zueco sobre ruedas

Descubra el fascinante mundo del zueco

El zueco de ayer a hoy

El zueco más antiguo descubierto en los Países Bajos data, según varias universidades, del año 1250 más o menos. Esto permite concluir que la historia del zueco en los Países Bajos retrocede como mínimo mil años. En esa época, todo el mundo andaba con zapatos de madera, que eran baratos y resistentes. Y había madera de sobra.

Postal histórica de la fabricación de zuecos a mano.

Desafortunadamente, la mayoría de zuecos iban a parar a la hoguera al final de su vida útil. Por eso, los zuecos históricos son piezas únicas. En nuestro museo del zueco en el Zaanse Schans puede admirar una de las colecciones más amplias y bellas de los Países Bajos.

Una de las colecciones de zuecos más amplias y bellas de los Países Bajos.

Aunque el calzado de madera también se usaba en otros países, el zueco totalmente de madera es típico de los Países Bajos. Todas las regiones neerlandesas tenían sus propios fabricantes de zuecos con formas propias y reconocibles. Con solo mirar a los zuecos ya se sabía de dónde venía alguien.

El zueco era un calzado de exterior. Era seguro y protegía contra el frío. Los zuecos se sacaban antes de entrar a la casa y se colocaban en un mueble especial. Los adornos de los zuecos servían a menudo como seña de propiedad. Además, los zuecos se solían adaptar al trabajo que se realizaba.

Todas las regiones o pueblos neerlandeses tenían fabricantes de zuecos, que los tallaban en una forma propia y reconocible

A partir de 1550, la turba pasó a ser uno de los combustibles principales, junto a la madera. Los zuecos de turba se adaptaron al suelo blando de las turberas, ampliando su suela y haciéndola más plana para evitar hundirse en la superficie blanda. Nuestra colección incluye incluso un par de verdaderos ‘zuecos para caballos’, para que los caballos también pudiesen andar sobre la turbera húmeda.

Los zuecos ofrecían agarre a las personas y los animales. Los ‘zuecos para caballos’ y el ‘zueco para hielo’ son un buen ejemplo de ello.

Para reforzar los diques con bloques de basalto se crearon zuecos ultra resistentes para los operarios encargados de colocar piedras y de construir diques. Y en los crudos inviernos, las suelas de los zuecos se proveían de puntas de hierro para no resbalar sobre el hielo.

Las personas también tenían zuecos especiales de ‘domingo’ para ir a misa. Los novios tallaban zuecos de boda, provistos habitualmente de motivos simbólicos, tales como amor, esperanza y fe. A menudo, estos zuecos se colocaban después de la boda en un rincón del salón, porque eran demasiado bonitos para ser usados.

Los zuecos se solían decorar con pintura o tallados.

Además de la colección de zuecos de boda, tenemos una vitrina especial para calzado de madera de todos los rincones del planeta; de los Pirineos al Japón. En nuestro museo también encontrará una colección de zuecos especiales. ¿Qué opina de un zueco con tacón alto? ¿un zueco sobre ruedas? ¿o el zueco Ajax?

El zueco es una fuente de inspiración incluso en el mundo del arte. El artista neerlandés Bas van Buuren ya lleva varias decenas de años dedicándose a lo que él denomina ‘zuecojectos’. Nuestra vitrina muestra, de forma permanente, algunas de sus creaciones especiales.

El zueco de diamantes es uno de los objetos únicos del museo. Su autor es el conocido artista y orfebre de Ámsterdam Jan Roedema. En su creación, el artista se inspiró en Damien Hirst y en las formas orgánicas del zueco.

El ‘Zueco de diamantes’ se puede admirar en el museo del zueco.

Visítenos en el Zaanse Schans »