174 años de pasión
por los zuecos

El taller de fabricación de zuecos del Zaanse Schans ya tiene más de cuarenta años

Esta es nuestra historia

El taller de fabricación de zuecos fue la primera empresa en asentarse en el Zaanse Schans. El 1 de abril de 1974, Jaap e Ineke Kooijman decidieron preservar el oficio neerlandés de la fabricación de zuecos para las generaciones futuras. El entorno histórico del Zaanse Schans era el lugar perfecto para ello. 

La empresa familiar ha sabido preservar el oficio de la fabricación de zuecos para las generaciones futuras.

En sus cuatro décadas de existencia, nuestra empresa familiar (que ya va por la tercera generación) ha crecido hasta alcanzar fama mundial, trabajando desde el almacén ‘De Vrede’, un edificio organizado en tres espacios paralelos, que data del siglo XVIII y, en el pasado, se utilizaba para guardar cereales, tabaco rapé y harina. El taller recibe cada año la visita de más de un millón de personas.

La rehabilitación del almacén ‘De Vrede‘ que alberga el taller de fabricación de zuecos y está organizado en tres espacios paralelos.
Cartel de la fachada del almacén original ‘De Vrede’ en la localidad de Westzaan.

La industrialización y la prosperidad alcanzadas el siglo pasado provocaron una caída de la demanda de zuecos, sobre todos en las zonas urbanas, y, en consecuencia, la de los fabricantes de zuecos. Mientras que cien años antes, la industria del zueco empleaba a más de ocho mil personas, actualmente este número no supera unas cuantas decenas. Afortunadamente, Jaap y Willem Kooijman lograron salvar unas cuantas máquinas de zuecos de su desguace.

El oficio se ha transmitido a una nueva generación de fabricantes de zuecos, que explican y demuestran sus habilidades gratis y en no menos de once idiomas.

Durante las demostraciones, los zuecos se siguen produciendo tal y como se hacía hace cien años, usando nuestras máquinas antiguas. El oficio se ha transmitido a una nueva generación de fabricantes de zuecos, que lo demuestran gratis a los numerosos visitantes, preservando así el oficio para las generaciones futuras. Las explicaciones se suelen ofrecer en el idioma propio del visitante, tales como ruso o chino, pero, como es lógico, también en neerlandés. La demostración sigue siendo un espectáculo que fascina a todas las edades.

Los zuecos se siguen fabricando con máquinas antiguas, tal y como se hacía hace cien años.

La demostración gratuita de la fabricación de zuecos (y el correspondiente museo del zueco) es una de las principales atracciones del Zaanse Schans.

Desde su amor por este calzado de madera, Jaap Kooijman reunió durante años una de las mayores colecciones de los Países Bajos. Coleccionar zuecos es complicado, puesto que la mayoría de los zuecos usados iban a parar a la hoguera.

Desde su amor por este calzado de madera, Jaap Kooijman reunió durante años una de las mayores colecciones de los Países Bajos.

Justo a la entrada de nuestro museo del zueco, encontrará una impresionante colección de zuecos auténticos. Encontrará más información al respecto, en la página del museo del zueco ».

Nuestra tienda vende zuecos de todas las formas y tallas. Para usarlo como calzado único, práctico y seguro, pero también como recuerdo de los Países Bajos, ya que es obvio que el zueco es y seguirá siendo un símbolo nacional.

El zueco es y sigue siendo un símbolo nacional.

¿Cómo se hace un zueco? »